Porque come las heces mi perro

Por la Dr. Becker

Muchos Perros Consumen Heces Para Corregir Sus Deficiencias Digestivas

Porque come las heces mi perro

Por qué los perros comen caca –

Muchos perros comienzan a consumir heces porque sus cuerpos les impulsan a corregir una insuficiencia o desequilibrio en su proceso digestivo. Por ejemplo, tal vez el páncreas no produce suficiente insulina u otras enzimas, o tal vez está descontrolada su proporción de bacterias intestinales buenas y malas.

En realidad, Brogan me entrevistó para su artículo del Smithsonian, y
como le expliqué, los perros no consumen heces porque piensen que es
delicioso, sino porque sus cuerpos los impulsan a ingerir algo que se
encuentra en las heces — algo que podría faltar en su alimentación.

En mi experiencia, la coprofagia es más frecuente en los perros
alimentados con croquetas, que es una alimentación biológicamente
inapropiada, la cual podría crear una deficiencia crónica de enzimas
digestivas. Dado que las heces de otros animales son una buena fuente de
enzimas digestivas, a veces los perros que tienen una deficiencia,
ingieren heces que tienen elevados niveles de enzimas.

De hecho, las heces de conejo no solo son una fuente con un alto
contenido de enzimas, sino también de vitaminas B; por lo que, si se da
la oportunidad, muchos perros engulliran felizmente los excrementos de
conejo.

La mayoría de los perros que consumen heces se limitan a comer heces
frescas (cuando tienen tan solo dos días de edad), probablemente
porque además de las enzimas digestivas, también contienen altos
niveles de microbios necesarios para regenerar las bacterias
beneficiosas intestinales.

Causas Conductuales de la Coprofagia en los Perros

Algunos perros, especialmente los que se encuentran en perreras,
podrían consumir heces porque se sienten ansiosos o estresados. Además,
la investigación sugiere que los perros que son castigados por
eliminar sus heces inadecuadamente podrían convencerse a sí mismos de
que defecar es malo, por lo que ocultarían la evidencia al comerla.

Además, la coprofagia es un problema en las fábricas de cachorros.
Los cachorros que pasan hambre, son destetados demasiado pronto, tienen
que luchar con otros por comida, o son obligados a sentarse durante
semanas en una pequeña caja sin recibir un estímulo físico o mental, por
lo que corren un alto riesgo de convertirse en habituales comedores de
heces.

La coprofagia también podría ser un comportamiento aprendido. Los
perros más viejos podrían ser un modelo de comportamiento de consumir
heces, para los perros más jóvenes en el hogar.

Algunos perros son conocedores de heces, por lo que son bastante
selectivos acerca de las heces que están dispuestos a comer. Algunos
solo consumen heces congeladas (en inglés, poopsicles); otros solamente
comen heces de un animal en particular, ¡y algunos perros solo
complacen su hábito en ciertas épocas del año!

Cinco Consejos Para Ayudar a Detener el Desagradable Hábito de tu Perro

1. Proporciónale una alimentación
nutricionalmente balanceada que contenga proteínas aptas para el consumo
humano (de preferencia sin procesar) y un suplemento con probióticos y
enzimas digestivas para ayudar a frenar el impulso de tu perro para
encontrar fuentes menos apetitosas de enzimas libres alrededor del
patio o en la caja de arena. También, he tenido éxito al utilizar
Homeostatic Soil Organisms.

2. Recoge las heces de tu perro tan pronto como sea posible, inmediatamente después de que las elimine

3. Si a tu perro le gusta consumir las
heces de la caja de arena, coloca la caja en un lugar de tu casa donde
no tenga acceso a ella, o considera comprar o hacer una caja de arena a
prueba de perros.

También, te recomiendo mejorar la alimentación de tu gatito y añadir
enzimas digestivas y probióticos a la hora de la comida, para que sus
heces sean menos apetitosas para tu perro.

4. Asegúrate de que tenga juguetes que
estimulen su cerebro y alivien su aburrimiento. También, asegúrate de
que haga mucho ejercicio. Los perros aburridos y sedentarios tienden a
desarrollar comportamientos y hábitos mucho más extraños que los perros
que hacen mucho ejercicio y reciben mucha estimulación mental.

5. Considera la posibilidad de
experimentar con algunos de los productos sin prescripción para
coprofagia. Asegúrate de buscar un producto que no sea tóxico y que no
contenga glutamato monosódico (MSG, por sus siglas en inglés).

Si a pesar de hacer tu mejor esfuerzo, el comportamiento de consumir
heces de tu perro no está mejorando, o empeora, te recomiendo hacer
una cita con tu veterinario para descartar cualquier razón médica
subyacente que cause este comportamiento.

Curiosamente, la terapia restauradora del microbioma podría ser muy
exitosa para los dueños que han intentado todo por frenar este
desagradable hábito.

5 Datos Sobre el Comportamiento de Consumir Heces

  1. El 16 % de los perros consume heces con frecuencia, y el 85 % consume heces de otros perros
  2. Los machos intactos son menos propensos a mostrar este comportamiento, en comparación con los perros castrados de ambos sexos
  3. Los perros comedores de heces son más propensos a vivir con otros perros, y son comedores codiciosos
  4. El 40 % de los Border Collie y de los Pastores de Sheltland, es
    comedor de heces; no se informó que los Caniches mostraran este
    comportamiento
  5. El 90 % de las heces fue consumido en dos días

Asimismo, los investigadores encontraron que los aditivos
alimenticios solo son efectivos como un factor disuasorio, entre el 0 y
2 % del tiempo, tampoco es efectivo el castigo. Además, los collares
electrónicos fueron ineficaces, así como el refuerzo basado en
recompensas, tal como el entrenamiento con clicker.

El equipo de UC Davis concluyó que la mejor solución es supervisar y limpiar después de que tu perro haya defecado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *